Espacio

BLC1 Cazadores de Aliens descubren señal de radio extraterrestre

BLC1 es el nombre de la señal de radio de supuesto origen extraterrestre que estas Navidades ha saltado a los medios de comunicación.

National Geographic, Scientific American y The Guardian son las tres publicaciones que en la tarde de ayer Sábado 19 de diciembre de 2020 se hacían eco del descubrimiento de esta nueva señal.

Las tres de diferente enfoque, pero las tres de reconocido prestigio. Y ahora nosotros por supuesto ya que la noticia posee unos tintes muy interesantes que la colocarán en las cabeceras de los digitales de todo el mundo.

BLC1 va a dar que hablar a lo largo de los próximos días, semanas y meses con toda seguridad. ¿Quieres saber el porqué? sigue leyendo…

BLC 1 es la primera señal de radio en superar todos los filtros

BLC1 es una señal de radio captada por el SETI, y aunque fue captada en el Observatorio Parkes de Australia, durante los meses de abril y mayo de 2019.

Sin embargo no ha sido hasta el 18 de diciembre de este infausto 2020 cuando la noticia vio la luz.

¿Y dónde había permanecido este tiempo? Pues oculta en un sinfín de datos captados y almacenados a la espera de ser analizados, cosa que ha sucedido -aparentemente- este mes de julio.

Y es ahora cuando los científicos involucrados en la investigación han decidido hacerlo público y están preparando un documento sobre este haz de radio.

Es además, la primera captación de un haz de señal radio que según el SETI ha superado todos los filtros diseñados para descartar un origen terrestre y comprobar que dicha señal es candidata a ser una auténtica señal de origen extraterrestre.

El equipo de investigación sigue esperando la repetición de BLC1, lo que supondría al parecer, la confirmación oficial de que se trata de una señal de origen tecnológico.

Proxima Centauri podría ser el origen de BLC1

Esta recepción de ondas de radio, proviene potencialmente de la estrella más Proxima Centauri.

Proxima Centauri es una estrella pequeña del tipo “enana roja” ubicada en la constelación de Centauro, a 4,2 años luz de la Tierra.

Su nombre en latín significa “la más cercana de Centauro”, fue descubierta en 1915 por Robert Innes, y desafortunadamente es demasiado tenue para ser visto a simple vista.

Las características poco comunes de BLC1

BLC1 son las siglas en inglés de “Breakthrough Listen Candidate 1”, o “candidato disruptivo escuchado 1”, dentro del programa Breakthrough Listen.

Este proyecto está dedicado a la búsqueda de señales de origen inteligente en el universo. Tiene sus inicios en el año 2016 y un plan de trabajo para 10 años.

Volviendo a BLC1, la señal detectada tiene una frecuencia de 982 MHz, una frecuencia que curiosamente no está en uso habitualmente por parte de aeronaves, transmisores, etc.

Es decir, si alguien quisiera que su señal no se confundiera con alguna terrestre, este canal está vacío, lo que tiene lógica.

Una lógica que a priori parece oponerse a un origen natural, o por lo menos, podría considerarse como una interesante casualidad.

La señal de radio se detectó durante la nada desdeñable cifra de 30 horas de observaciones realizadas a través del mencionado Observatorio Parkes en Australia.

El análisis del haz de radio ha estado en curso durante algún tiempo y los científicos aún tienen que identificar un origen natural o de origen humano, como un equipo terrestre o un satélite que pasa en una órbita que cruce el observatorio.

No obstante, es habitual encontrar señales de radio sorprendentes, aunque todas hasta ahora han conseguido ser rastreadas hasta un origen terrestre.

A diciembre de 2020, las observaciones de seguimiento no pudieron detectar la señal nuevamente, un paso necesario para confirmar que la señal era una firma tecnológica.

Es probable que la última “señal” también tenga una explicación mundana, pero la dirección del haz estrecho, alrededor de 980MHz, y un cambio aparente en su frecuencia.

Este cambio en frecuencia que se dice que es consistente con el movimiento de un planeta, es motivado por el efecto Doppler originado por Próxima B, uno de los planetas de Próxima Centauri, y al parece se ha sumado a la teoría del origen alienígena.

El haz, no ha sido detectado desde la observación inicial, según un individuo de la comunidad astronómica que solicitó el anonimato porque el trabajo está en curso.

“Es el primer candidato serio desde la seña WOW!’”

Esta señal conocida como WOW! fue una señal de radio de banda estrecha de corta duración captada durante una búsqueda de inteligencia extraterrestre por el programa SETI.

En este caso fue captada por el Big Ear Radio Observatory en Ohio en 1977.

La señal inusual, se ganó su nombre después de que el astrónomo Jerry Ehman escribiera “Wow!” junto a los datos.

Esta señal se considera la primera FRB detectada por el ser humano. Una señal FRB se denomina a las frecuencias de radio rápidas recibidas en grupo (Fast Radio Burst) y hasta ahora, todas han sido explicadas mediante causas naturales.

¿Sera BLC-1 la excepción? Sin duda lo sabremos muy pronto.

2 Comments

  1. Avatar BitKing 31 diciembre, 2020
  2. Avatar Anónimo 24 diciembre, 2020

Deja un comentario