Realidad Virtual: Boom esporádico o estancamiento temporal?

Compartir
Realidad Virtual: Boom esporádico o estancamiento temporal?
5 (100%) 3 votos

Desde inicios del año pasado, un 2016 que parecía ser el punto de inflexión definitivo para la tecnología VR, en relación a su llegada masiva a los hogares, hemos vivido en un estado tangible pero de cierta incertidumbre en cuanto a su éxito, y aquí, en Tecnodiario, nos preguntamos ¿ha tenido un éxito real, o aun no ha llegado?

Oculus, Playstation VR, VIVE…estaba claro que esto iba en serio, y hemos de añadir a la ecuación a todos esos sistemas de menor calado tecnológico en forma de smartphones. Desde luego, por competidores, ofertas y ganas, no sería, pero tras ese boom que parecía imparable y que indicaba que, por fin, ese lejano sueño se convertiría en realidad a nivel casero, la marea baja y queda al descubierto cierta superficie arenosa y un presente no demasiado clarificador.

HTC VIVE, uno de tantos.

No se trata de ser catastrofistas, porque tampoco estamos afirmando que se trate de un desastre, pero la cosa ya nació con ciertas carencias de peso, siendo la más significativa la casi nula existencia de software de calidad y creado en exclusiva. Sí, mucha demo, mucha experiencia simple y sin trasfondo y algo de experimentación, pero a parte de una nueva entrega de Resident Evil, y de la adaptación de ciertos títulos a los que se añadieron, cual parche, las virtudes de la realidad virtual, pocas cosas con potencia o con sentido propio suenan de fondo.

Es como si a cierto relato le quitásemos el canto de las sirenas, o como si a las chocolatinas, fuesen las que fuesen, las colocásemos envoltorios blancos…puede que ofreciesen un sabor inigualable, pero el reclamo sería menor, menos atractivo.

Quizá esto es lo que sucede, que sigue habiendo reclamos menores por bandera, a lo que habría que sumar la falta de entendimiento, porque es una experiencia que no se puede contar, que no se puede sentir en un anuncio de vídeo y que solo llega una vez estás dentro.

Hay muchos proyectos por delante, muchos prototipos por llegar y una cantidad ingente de inversión que aun se ha de materializar. ¿Es el momento adecuado?

Inmersión, esa es la clave.

Los Early adopters, en un número bastante significativo, han abrazado la nueva experiencia con ganas, la han vendido como se merece: con ilusión y positivando la experiencia, pero ellos han soportado el peso justo. Sin una mayor publicidad, sin reclamos masivos y sin un concepto claro que llegue a la mayoría de los usuarios, el asunto se queda en una rareza que no parece tan impactante y necesaria como en realidad es.

En nuestra humilde opinión, merece la pena invertir en cualquiera de estas tecnologías, y resulta en un mundo nuevo (es otra forma de sentir los videojuegos, así de claro) y en toda una experiencia realmente inmersiva.

Puede que estemos a las puertas, y puede que por eso se siente esta extraña sensación de “boom temporal”, pero en cuanto que crezcan los catálogos, aparezcan grandes exponentes de diversos géneros y la opción se transforme en imprescindible, la VR se convertirá en algo muy típico dentro de los hogares.

Lo parece, pero no lo es: la realidad virtual ha llegado para quedarse, para cambiar nuestra percepción y para sentir de otra forma al medio. Para vivirlo. En realidad, esto solo es el principio…¿no lo creéis?

Compartir