Si estás decidido a iniciarte en el mundo de los nootrópicos o valoras seriamente la posibilidad de hacerlo, seguramente hay muchas dudas y preguntas que vienen a tu cabeza. Qué sustancias son las más adecuadas para conseguir tus objetivos, cuánto se tarda en sentir los efectos ó con qué intensidad se producen

Nootrópicos: Qué son las drogas inteligentes y efectos que producen

Compartir
Nootrópicos: Qué son las drogas inteligentes y efectos que producen
5 (100%) 4 votos

Un escritor en apuros y sin capacidad creativa se toma una pastilla con la que, en cuestión de minutos, consigue mejorar sus capacidades mentales hasta tal punto que rehace su vida por completo. Este es el guión de “Sin límites” pero… ¿Puede suceder en la realidad? ¿Podemos ser capaces de mejorar la capacidad intelectual? Probablemente sí, estas sustancias son también conocidas como nootrópicos, y en este artículo hablaremos sobre tan interesante tema.

Aunque puedes encontrar mucha más información acerca de las características y consumo de los nootrópicos en sitios web especializados, os hemos preparado un pequeño artículo sobre este fascinante mundo.

¿Cuál es el origen de los nootrópicos?

La palabra nootrópico fue ideada por el psicólogo y químico rumano Corneliu E. Giurgea allá por el año 1972, partiendo de los términos provenientes de griego νους (nous), o “mente”, y τρέπειν (trepein), que significa doblar o girar. En definitiva el significado viene a ser “doblar la mente” o “darle una vuelta”, en clara referencia al cambio radical que se supone que se lleva a cabo en el cerebro cuando se usan estas sustancias.

El Dr. Giurega fue ni más ni menos que el responsable de la síntesis de piracetam, un nootrópico artificial sintetizado por primera vez en 1964 que sigue siendo quizás el nootrópico más popular hasta nuestros días.

¿Qué son los nootrópicos?

Conocidos también por el término fármacos inteligentes o potenciadores cognitivos, los nootrópicos pueden ser en general fármacos, suplementos u otras sustancias que tienen como objetivo incrementar o mejorar la función cognitiva del ser humano, especialmente en todo lo relacionado con las funcionalidades ejecutivas, como pueden se la memoria, la creatividad o la motivación.

El Dr. Guirega aportó a la definición una serie de criterios mínimos que una sustancia determinada tenía que cumplir para ser clasificada como nootrópico:

  • Debe mejorar dos aspectos básicos en el ser humano, estos son la memoria y el aprendizaje.
  • El nootrópico prestará o tendrá la capacidad de hacerlo en condiciones adversas, es decir, mejorará la función cerebral con, por ejemplo, un bajo nivel de oxígeno o un electro shock.
  • La sustancia debe proteger al cerebro de ataques químicos y físicos, tales como drogas anticolinérgicas y barbitúricos.
  • Debe aumentar la eficacia de los mecanismos de control de disparo neuronal en regiones corticales y subcorticales del cerebro.
  • El siguiente requisito o conjunto de requisitos es ciertamente interesante: Debe carecer de un efecto sedativo generalizado o estimulante, asímismo, poseerá pocos efectos secundarios y no ser tóxico.

¿Cómo funciona los nootrópicos?

Generalmente estas sustancias trabajan aportando un apoyo, o bien alterando los neuroquímicos presentes a nivel cerebral. Algunos nootrópicos funcionan alterando los denominados neurotransmisores, mientras que otros tipos se centran y estimulan la neurogénesis, pero la idea general es que los nootrópicos inducen cambios positivos en el cerebro que apoyan las necesidades de los individuos.

Conclusiones

Cabe citar, aunque siempre se suele dar por descontado, que estos nootrópicos proporcionan estos resultados siempre que se empleen en individuos sanos. El uso de este tipo de sustancias es uno de los temas más debatidos entre los neurocientíficos, psiquiatras y médicos, especialmente en lo relativo a los efectos que produce, pero también en cuestiones como la ética y la legalidad del uso, debido a sus efectos.

Más allá de estas polémicas, lo que es indudable es que el volumen de ventas en todo el mundo de este tipo de suplementos para el aumento de las capacidades cognitivas superaron los 1.000 millones de dólares en el año 2015, mientras la demanda mundial de estas sustancias sigue creciendo imparablemente.

Recuerda que los contenidos que publicamos aquí tienen un carácter meramente informativo, y que debes consultar a tu médico en todo momento antes de consumir un producto por tu cuenta o automedicarte.

Compartir