xiaomi-huawei-espia-terminales-baratos

Xiaomi y Huawei espían a los usuarios de sus teléfonos y venden los datos

Compartir
Xiaomi y Huawei espían a los usuarios de sus teléfonos y venden los datos
5 (100%) 1 voto

Según la empresa de seguridad Upstream Sytstems, Xiaomi y Huawei habrían sido identificados como compañías que explotan la información de los usuarios recogida en sus teléfonos móviles, para de esta forma sacar partido comerciando con terceros.

El informe ha sido públicado por The Wall Street Journal, y en el se detallan las averiguaciones de Upstream. Al parecer, el modelo de negocio del que se benefician los terminales más económicos no se basaría exclusivamente en el margen comercial de la venta del terminal, si no que por detrás, y de forma velada, se usurpan datos que legalmente deberían de ser privados (como la ubicación) para posteriormente,venderla a terceros.

Entre los múltiples fabricantes identificados, Xiaomi y Huawei son los más conocidos, no obstante la lista incluye también a la norteamericana Blu, famosa tiempo atrás por un escándalo de características similares, que no pasó desapercibido para el público americano.

En resumen un caso de espionaje tecnológico sin consentimiento del usuario, que en todo momento permanece ajeno a lo que se está gestando de forma inadvertida.

Sobre los terminales estudiados, se ha detectado que llevan instalado un software que recopila información sensible para luego ser transmitida a compañías de publicidad como Gmobil. Al parecer esta compañía utilizaría esa información para ofrecer publicidad contextual, por ejemplo, relevante a la ubicación del usuario.

Se calcula que la cifra de fabricantes con la que Gmobil tiene un acuerdo de colaboración asciende a 100 fabricantes de teléfonos inteligentes y casi 2.000 modelos de smartphones Android, además de disponer de más de 150 millones de usuarios en países con baja protección jurídica del consumidor a nivel tecnológico, como Cambodia o Mianmar.

Curiosamente, el estudio apunta a los terminales móviles de gama baja, afectando en menor medida a los smartphones de gama medio-alta y alta. Está claro que nadie da duros a peseta, y la lucha por ofrecer mejores prestaciones a precios reducidos, por alguna parte tiene que cobrarse el peaje.

El debate sobre la privacidad queda claro que más allá de occidente, está muy lejos de ser relevante en países orientales o en vía de desarrollo. Upstream trabaja con más de 60 operadores móviles de telefonía, en 45 países, por lo que puede ser sin duda una fuente solvente de información.

Compartir