Dunkerque: Y Nolan lo volvió a conseguir

Dunkerque: Y Nolan lo volvió a conseguir
5 (100%) 4 votos

Aunque es algo que está más que demostrado, Nolan vuelve a consagrarse como uno de los directores más competentes de la actualidad, y Dunkerque, su última propuesta, no hace más que confirmarlo.

Más de 300.000 soldados ingleses tuvieron que ser evacuados de las costas francesas allá por 1940, con el gran problema de una invasión Nazi en ciernes y de unos muelles que imposibilitaban, por su lamentable estado e ineficiente calado, permitir que la flota británica se acercase a las costas.

La Luftwaffe, las tropas invasoras de a pie y la marina alemana, pusieron el resto: Aquellos hombres estaban siendo atacados día tras día sin poder alejarse de la costa, y encontrándose a muy pocos kilómetros de su tierra.

La solución fue movilizar a todos los barcos civiles de los puertos cercanos, ya fuesen de turismo, pesca o cualquier otra variante. Pequeñas embarcaciones, contabilizadas por cientos, se acercaron hasta las costas de aquel lugar para traer de vuelta a los soldados que allí se encontraban, y lo lograron.

Es una historia sencilla, pero de una epicidad indiscutible. Lo increíble, una vez convertida en guión (del mismísimo Nolan), es que “solo” se nos narra la “huida” de un par de soldados de a pie, de un grupo de pilotos y del patrón de un pequeño barco civil.

Y todo, en términos de tiempo, requeriría de unos 20 o 30 minutos de metraje, pero el maestro, porque lo es, juega con un montaje que nos hace retroceder constantemente, visualizar la misma acción desde distintas perspectivas y conseguir, que es todo un logro, que casi no nos demos cuenta de lo que ocurre: se mezcla pasado y futuro cercano con presente, de una forma que jamás antes había contemplado en film alguno.

Es uno de los mejores montajes de la historia del cine, así de simple, y posee una realización que impide distinguir entre realidad y ficción. Detalles mayúsculos, en términos visuales, constantes e impactantes. El sonido…sencillamente demoledor, y la narración e interpretaciones fabulosas.

Ya sea por mar, tierra o aire, cada una de las escenas, de las sub-tramas y de los tiempos empleados conforman una película que bien podría ser considerada como el mejor film bélico de la década.

Emoción, tensión, drama y acción. Nolan lo pone todo en pantalla, con una técnica envidiable y con un estilo que deja en pañales a casi todo el cine actual.

Es una obra maestra. Con esto se resume todo.

Artículos relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando o pulsa el botón "cerrar" está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies