Playstation VR: La realidad virtual de Sony ha llegado

Vota este artículo

La realidad virtual de Sony ya está entre nosotros, y os vamos a comentar que tal ha sido el primer contacto y nuestra valoración.

Ha llegado para quedarse, y aunque ha tardado bastantes años en materializarse, parece que por fin vamos a disfrutar de verdad con esa realidad virtual que lleva intentando acercarse a nosotros desde los años 80.

Hay que tener algo muy claro: esto no es más que la toma de contacto de una nueva tecnología que está por explotar, y aunque ya os adelantamos que la experiencia merece la pena, no deja de ser el inicio de algo que tiene mucho camino por delante.

Lo primero que nos invita a percibirlo como en el párrafo anterior es la marabunta de cableado que se necesita para instalar el add-on.

La pieza clave del conjunto.

La pieza clave del conjunto.

Es sencillo, no os vamos a engañar, pero ahí está esa maraña que habrá que ordenar para disfrutar plenamente del invento. Las tecnologías rivales, como en el caso de Oculus Rift, ya están diseñándose para intentar prescindir de cableado, y esa es la señal más clara en relación a que esto tiene que evolucionar mucho. Aunque claro, esos aparatos cuestan bastante más…todo tiene un precio.

En cualquier caso, toca decir que además del PSVR tendréis que haceros con la cámara de Playstation, y que si queréis disfrutar de la experiencia completa, también necesitaréis de los Playstation move.

Al final, la broma sale bastante más cara de lo que parece en un principio, pero es el precio de la novedad y la inmersión que se consigue bien vale el esfuerzo y la inversión.

El casco, parte vital y de suma importancia, se adapta muy bien, resulta cómodo tras una sesión prolongada y está pensado para resultar igual de agradable a los usuarios que llevan gafas, como es mi caso.

No será por falta de cableado...

No será por falta de cableado…

Quizá, y no es un punto demasiado importante, una vez con él en la cabeza y ya puestos en marcha, se empieza a notar que los títulos (y es algo que se nota mucho en Driveclub VR, sobre todo) gestionan los recursos de forma muy distinta a los juegos estándar, por aquello de que gran parte de la potencia queda destinada a crear dos imágenes a un framerate superior al habitual (o a estabilizarlo).

Es decir, para lograr el efecto 3D y conseguir fluidez de movimiento, es necesario hacer recortes técnicos, por lo que la mayoría de los primeros títulos (experiencias, las llamaría yo) dejan ver entornos limitados, distancias de dibujo cercanas y sombreados de no muy alta calidad…

Luce en condiciones, y es más la sensación de estar dentro (es algo que no se puede describir, hay que probarlo) que las taras antes comentadas.

La calidad visual, independientemente del juego o demo en cuestión, es aceptable. La pantalla elegida se ve en condiciones, pero su limitada resolución resulta incómoda de inicio, porque al estar tan cerca de los ojos nos deja intuir los pixels, creando una sensación de “malla” que otros aparatos similares y más potentes no dejan sentir. Es momentáneo, la verdad.

Todo lo que necesitaréis para vivir al 100% la experiencia.

Todo lo que necesitaréis para vivir al 100% la experiencia.

También existe cierta sensación de desenfoque, en unos títulos más que en otros, pero parece que se debe al uso de resoluciones adaptativas y a la suma de una escueta resolución y escasos recursos. Todo esto, no me cabe la menor duda, se afinará en breve. Nada de lo que preocuparse.

Puestos a definir la experiencia, que es el plato fuerte y lo que de verdad importa, PSVR es fantástico, y consigue que nos sumerjamos en la experiencia, que nos sintamos dentro de los títulos y que la realidad desaparezca.

Esa es la grandeza del asunto, más allá de cuestiones técnicas o numéricas, y se ha conseguido de muy buenas formas. Ayuda también, en una medida importante y que puede pasar desapercibida, la calidad de sonido y el hecho de que los cascos sean parte importante de la experiencia (estos van unidos a uno de los numerosos cables).

Todo cambiará desde el mismísimo instante en que lo probéis, y se convertirá en imprescindible en cuanto que algún juego importante sepa utilizarlo en condiciones. Hay un mundo indescriptible de distancia entre sentirse dentro del título y simplemente verlo en la pantalla del televisor, y os aseguramos que merece la pena dar el salto e invertir para vivirlo, por mucho que estemos solo ante el principio de la revolución del medio.

Related Posts

About The Author

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando o pulsa el botón "cerrar" está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR