4 cosas imprescindibles que tienes que saber para comprar Bitcoins

4 cosas imprescindibles que tienes que saber para comprar Bitcoins

Compartir
4 cosas imprescindibles que tienes que saber para comprar Bitcoins
5 (100%) 2 votos

Hay que admitirlo, la criptomoneda ha llegado y muy posiblemente para quedarse. Las historias sobre la fiebre del oro atraen siempre, y el Bitcoin es el oro del siglo 21.

Parecidos entre el oro y el Bitcoin

Para obtener Bitcoins minando por tu cuenta tienes que hacer una fuerte inversión en material, al igual que en la minería del oro. El bien obtenido además, se encuentra en una corriente de apreciación que parece no tener límite.

Pero ahí acaban los parecidos, y aunque el Bitcoin o por extensión la criptomoneda acabarán por ser aceptados en masa, a día de hoy todavía queda un largo trecho que recorrer, y algunas peculiaridades que tener en cuenta.

Los beneficios del Bitcoin según sus partidarios

El Bitcoin ha sido la comidilla de internet desde su fundación en 2009. Los mayores partidarios de esta moneda hablan de la libertad que genera una divisa que no está controlada por un banco nacional. También argumentan que es una moneda de libre movimiento a la que no se aplican cuotas sobre las transferencias.

4 cosas imprescindibles que tienes que saber para comprar Bitcoins
¿Se puede comprar con Bitcoins en un comercio?

La realidad es un poco más compleja que todo esto, como casi siempre. Podemos pensar por ejemplo en una situación de no saber que hacer con una colección de divisas en la nube que no te sirven para pagar la barra de por ejemplo. De este pensamiento se podría especular o deducir que el Bitcoin estaba destinado a desaparecer, pero lo cierto es que 8 años después está más fuerte que nunca.

Sea como sea, hay ciertas cosas muy importantes que es mejor que conozcas de antemano, antes de ponerte a comprar Bitcoins como loco. Vamos con ello:

Cuidado, con el Bitcoin te puedes arruinar…

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el Bitcoin es una divisa altamente inestable, tanto para bien como para mal. Si bien es cierto que desde su fundación en el que un Bitcoin se podía adquirir por céntimos de dólar, hasta el día de hoy en el que un Bitcoin vale más de 4.000 dólares, la tendencia parece muy alcista.

Pero esto es una visión demasiado global, puesto que en diversas ocasiones su cotización se ha estrellado hasta el punto de que podrías haber perdido prácticamente todo.

Esto es debido precisamente a la ausencia de entidades reguladoras, al papel de los hacks, de los forks -división del código en diferentes vías-, la situación internacional, los mercados ilegales de la deep web… la lista de factores es interminable.

Para ser positivos podemos enfocarlo desde el punto de vista de que a un año, la volatilidad del Bitcoin es de un 4,23%, mientas que la del dólar es de un 3,58%.

El Bitcoin es traceable

Si estas pensando en realizar asuntos turbios, no creas que esta divisa es la madre de todos los anonimatos. En el momento en que tu operación se añade a la cola del blockchain, estás registrado y es de acceso público.

No obstante esta información es anónima, puesto que sólo puedes ver el número asociado a un bitcoin, pero sin poder saber quien es el dueño.

Aún así, sigue sin ser totalmente anónima, puesto que al final, vas a querer traspasarlo a una moneda que puedas usar en la tienda de la esquina.

El Bitcoin no es la moneda 100% libre de tasas que esperas

Cierto es que las transferencias de Bitcoins entre cuentas no están lastradas por cuotas, pero operar en esta divisa no te mantendrá libre de molestas comisiones.

Se nos llena la boca muchas veces de la libertad de operar en la red, en cualquier ámbito pero lo cierto es que en donde no hay una entidad reguladoras y unas normas sobre cómo obtener beneficio, otros se aprovecharán de este vacío en beneficio propio.

Por ejemplo, dado que operar una transferencia supone poner en marcha el sistema de proceso de blockchain, por así decirlo añadirlo a la cola de proceso, el coste habitual es de 1,67 dólares. Cuanto mayor sea esta propina, mayor será la velocidad en la que se procesará esta transacción, pudiendo llegar a un coste de hasta un 3,5% del total de la transferencia, o bien 50€.

¿Te suenan los derivados y futuros? En Bitcoin también los hay

Este tema es ciertamente muy interesante, pero lo primero es comprender qué es un derivado. Para explicarlo de forma sencilla, podemos decir que un derivado es un producto financiero que se basa en un valor referido al precio de otro activo. El activo del cual depende se conoce como activo subyacente.

Por ejemplo podemos apostar por el valor futuro de la plata sobre el activo subyacente del oro. Estos subyacentes pueden ser también tipos de interes, índices bursátiles…

Pues bien, por sorprendente que parezca, este tipo de producto financiero también está disponible en plataformas como Bitmex, donde puedes operar en este mercado.

 

Si quieres saber cómo obtener un monedero de Bitcoins, este artículo te interesa

Compartir